17 mayo 2019 ~ 0 Comentarios

[LOLO | 106] LOLO: SU VIDA Y SUS GOLES (Capítulo 14)

¡CINCO GOLES A “RACING”!

Un capítulo aparte, espectacularmente luminoso en la vida de Lolo lo constituye el relato de la tarde en que, ¡él solo! le hizo cinco goles al “Racing Club” de Buenos Aires.

Estaba por finalizar 1944. Lolo Fernández acababa de ser operado de una hernia muscular por el doctor Gastañeta. La llegada del “Racing” sorprendió al crack en plena convalecencia. Estaba sentado Entre los suplentes, al lado de su hermano Arturo, que ya era entrenador crema, el día del primer partido “U” – “Racing”. Desde el principio los argentinos mostraron superioridad sobre el gramado, los cremas no hallaban el camino para descontar la ventaja que ya habían sacado los visitantes en el marcador. “Actuaba de titular Víctor Espinoza -cuenta Arturo Fernández-, Lolo a mi lado, sufría tanto, que decidí que jugara. Hizo los dos goles con que la “U” empató a “Racing”.

Se concertó la revancha el día 24 de Diciembre. Fue un verdadero regalo de Pascua para la afición, Una victoria de cuatro a cero de “Racing” sobre el “Municipal” había multiplicado el interés del desquite con la “U”. Además, Lolo, ese día alineaba en el centro de la ofensiva crema desde el pitazo inicial. Encargado de marcarlo en la zaga visitante era el no menos famoso Salomón, titular indiscutible de los seleccionados argentinos, de aquella época. Con todo, recién operado y con un rival de tantos quilates por delante, Lolo hizo aquella tarde cinco deslumbrantes goles.

PRIMERO.- Se llevan jugados recién siete minutos. Pasache pasa a Baldovino quien sin demora pasa a Lolo, avanza el cañonero y levanta la bola sobre Salomón que sale a su encuentro, ya frente al arco de Rodríguez empalma un tiro corto que abre el score.

SEGUNDO.- A los veinticinco minutos del primer tiempo, había empatado Racing por intermedio de Sued. Las acciones parecían bastante reñidas. Lolín y Hurtado avanzan combinando, Hurtado centra y Lolo, que está de espaldas al arco de Rodríguez, con un maravilloso taquito consigue el segundo gol para su equipo. No eran, pues, nada mas que los cañonazos los recursos futbolísticos de que disponía el crack cañetano. Aquel bello gol fue una pincelada artística en aquella emotiva jornada.

TERCERO.- Titina avanza por el centro de la cancha, va con la cabeza levantada buscando a quien pasar; cede a Lolín quien corre por el extremo izquierdo, se para en seco y centra. Saltan Figueiras y Lolo, con un violento cabezazo el piloto crema alcanza el tercer gol. Corrían los 42 minutos del primer tiempo.

Hasta de “Palomita” anotaba “LOLO”.

CUARTO.- Van jugados cinco minutos del segundo tiempo, Higinio García cede un corner a inasistencia de Hurtado. El mismo jugador peruano sirve la falta con un tiro bombeado que valientemente Lolo, de “palomita”, entre los defensores argentinos lo convierte en el cuarto gol de la tarde.

QUINTO.- “Racing” no se rinde con score tan adverso -cuatro a uno- e inicia una sorpresiva reacción que aminora la distancia con dos goles que le marcan a Ganoza, Yussorino y Sued. Cuatro a tres el score, juegan ya los argentinos en pos del empate, y por qué no, de la victoria. Hay nerviosidad en las filas cremas. Particularmente en el arco, donde Ganoza no muestra la pasmosa agilidad y precisión de otras tardes. Batallando sin tregua, como si estuviera marcando el único gol de la tarde, Lolo levanta, con su ejemplo la moral de sus compañeros. Baldovino recoge atrás una bola y pasa a Lolín, se desplaza este velozmente y pasa a su hermano que con un violento y esquinado taponazo, remacha la victoria y completa la serie de cinco goles radiantes primorosos e inolvidables.

_______________

Se juega en 1945 el Campeonato “Apertura”. Estaban frente a frente la “U” y el “Sucre”. Ganaron los “‘cremas” por tres a cero, siendo Lolo autor de dos goles que fueron señalados en dos minutos. Ese año campeonó invicto el cuadro crema en dicho torneo.

______________

En el mes de Julio nos visita el “Santiago Morning”. Un team luchador, con mucha garra pero sin mayor capacidad técnica. Enfrentan al “Universitario” en la gloriosa fecha: 28 de Julio. Lolo jugó un gran partido, y marcó dos goles En un match en el que la escuadra estudiantil no tuvo mayor esfuerzo para vencer a los sureños por cuatro goles a dos.

En el fútbol, como manifestación de vida que es, hay momentos brillantes y de los otros. En un relato biográfico veraz hay que mencionarlos todos. Como aquel partido que perdió la “U” frente al “Sao Paulo” en Noviembre ‘de 1945. Pese a que formó un conjunto de figuras, el trío central de ese equipo era: Tito Drago, Lolo y Gómez Sánchez, nadie pudo entenderse y los brasileños golearon por cinco a uno a la escuadra estudiantil. ¡El público invadió la cancha cuando faltaban quince minutos para que terminara el encuentro reconociendo la neta superioridad de los visitantes! Alguien comentó al respecto: “Con esta suspensión del partido por voluntad del público, el match lo ha perdido el “Universitario” por knock-out técnico”.

Esa derrota le dolió en el alma a Lolo Fernández. Ese día no lo esperaron los hinchas para intentar llevarlo en hombros hasta su casa. Ni una palabra para levantar el ánimo en la adversidad. Pero en su espíritu como en el de todos los jugadores de Universitario nació un deseo grande para borrar aquella mala impresión. Una voluntad inquebrantable para demostrar que lo ocurrido frente al “Sao Paulo” había sido una de esas falsas performances que hasta el mejor equipo del’ mundo las tiene. Después de esa jira se debían jugar los últimos ‘partidos del Campeonato. En uno de ellos la “U” enfrentó al “Tabaco”. En los camarines, antes de ese match, Lolo les dijo a varios compañeros de equipo:

-Hoy debemos jugar como nunca. Hacer muchos goles para demostrar lo que vale la “U”.

Vaya si ganaron. Jugaron como leones. Hicieron ocho goles contra uno de los celestes. Lolín hizo cuatro goles, Lolo dos, Gómez y Pasache los dos restantes. El gol de honor de los bajopontinos lo marcó Alfredo Mosquera. Ese justo afán de rehabilitarse fue beneficioso porque les permitió ganar el Campeonato de ese año, escoltados con dos puntos menos por los buenos cuadros del “Municipal” y el “Chalaco”. Lolo fue otra vez ese año scorer del Campeonato con 16 goles. Lo siguió Lolín con 13. Es decir que los dos hicieron 29 de los 49 goles que señaló la efectiva delantera de la “U” en todo el campeonato.

Con el honroso título en las manos, los “cremas” viajaron a Chile llevando un gran equipo. Fueron en esa gira: Busanich, Sacco, Colunga, Gonzales, Pasache, Enrique Perales, Quispe, Huapaya, Drago, Gómez Sánchez, Magallanes, Lolo, Da Silva, Stolzembach, Vides Mosquera, Lolín, Villalba. Arturo iba en calidad de entrenador. Este formidable plantel de jugadores realizó una buena campaña en canchas sureñas. En un partido que congregó a una multitud vencieron a Colo Colo por tres a cero. Más tarde al combinado de las Universidades chilenas. Al “Everton” lo derrotaron con tres goles de Lolo, Lolín y Villalba, por ninguno de los chilenos. En ese encuentro Busanich tapó un difícil tiro penal, ratificando ante los ojos de los aficionados chilenos, esa extraña tradición de los arqueros peruanos para detener penales en canchas chilenas. Tomaba cuerpo una frase: “Perú, tierra de arqueros”.

Lolo regresa de Chile con su cuadro. No hay tiempo para descansar de la extensa jornada que acaban de cumplir por canchas chilenas. Pero él está acostumbrado a tales apremios del fútbol. Los campeones de la “U” enfrentan a los subcampeones brasileños del “Botafogo”, y los vencen por cuatro a cero. Lolo señaló tres. El último de ellos, impresionante por la distancia desde la que fue conseguido, por su precisión y su violencia. Busanich fue también un coloso en los tres palos, entregando su valla invicta.

________________

Luego de unos partidos con los bolivianos, de los que destaca el match que le ganan al “Bolívar” por cinco goles a dos, inician la temporada futbolística en Lima jugando el “Apertura”. Lolín ya actuaba a lo grande. Era el encargado de mantener en el marcador el apellido. Como su hermano, Eduardo se especializa en voltear partidos. En dicho torneo, al “Municipal” le hace cuatro. En el partido contra “Alianza” llega al máximo la consagración del menor de los Fernández. Ovación tras ovación fueron rubricando sus goles. Ganó la “U” por seis a dos. Los seis goles fueron convertidos por cañonazos de puntero izquierdo que emocionó a la afición con su efectividad. Esa efectividad que llevaba en la sangre.

En el Campeonato de 1946, el cuadro estudiantil vuelve a librar una formidable campaña. En los últimos partidos debían enfrentar a dos adversarios de gran envergadura: “Sport Boys” y “Alianza Lima”. En la vanguardia rosa alineaba una nueva figura del fútbol peruano: Valeriano López. En la delantera íntima había otro goleador, Oscar Herrera. Precisamente, los dos hombres que marchaban a la cabeza en la tabla de los scorers.

En un partido emocionante vencieron al “Boys” por seis a cuatro. Dando la nota de la tarde un golazo señalado por Pasache en la meta de Azcar desde 40 metros. Con “Alianza”, empataron en un match sin score obteniendo por segunda vez el Campeonato.

___________________

Al final del 46 nuevamente viene el “Racing Club” de Buenos Aires. El día que juega contra la “U” el estadio se llena. Posiblemente recordando la histórica tarde en que Lolo señaló los cinco goles. Todas las miradas están puestas en él. Los del “Racing” tenían una amarga experiencia, y vigilaron estrechamente a Lolo. Esto facilitó el trabajo de los delanteros que pudieran señalar tres goles. Teodoro también logró hacerse presente en las malas adversarias y el partido lo ganó “Universitario” por cuatro a dos. A los pocos días Lolo acompañaba a su club en la gira que emprendía por canchas colombianas. Una buena oferta del Vélez Sársfield se llevó a Lolín para que actuara en Argentina.

__________________

Hay un episodio singular en la vida de Lolo. Un niño hacía dos años que había perdido el habla en un accidente de tránsito. Su familia hizo lo imposible para curarlo. Lo llevaron hasta Montevideo, pero sin obtener resultado positivo. Y ocurrió algo maravilloso. La familia, en la capital uruguaya escuchaba todo, los domingos la transmisión de los partidos jugados en Lima. Jugaba la “U” con el “Municipal”. El chico enfermo escuchaba angustiado las alternativas del encuentro que iba ganando “Muni”. Cuando faltaban pocos minutos para terminar el match, el locutor anunció que Lolo iba a hacer efectivo un tiro libre desde más de 20 metros. En el momento en que el narrador gritó “¡Gol!”, el pequeñuelo dio un grito lleno de alegría pronunciando la palabra “LoIo”. Había recuperado el habla.

Compártelo en

Dejar un comentario