13 mayo 2019 ~ 0 Comentarios

[LOLO | 106] LOLO: SU VIDA Y SUS GOLES (Capítulo 10)

CAMPEONES
BOLIVARIANOS

En el mes de Noviembre de 1936 se reinicia la actividad futbolística para poner en acción y elegir a los hombres que deberán integrar el seleccionado que debe viajar al, Sudamericano de Buenos Aires. Un domingo se organizan dos partidos: “U” vs. “Sport Boys” y “Alianza Lima” contra un combinado a base de “Chalaco”. En el segundo partido ocurre uno de los episodios más ingratos de la historia del fútbol peruano.

Jorge Chávez Boza, fogoso y popularísimo delantero centro del “Atlético Chalaco” sufre la rotura de la pierna en una jugada con Víctor LavalIe. Hospitalizan al herido y a los dos días se agrava su lesión. Con lágrima; en los ojos, Chávez Boza, un hombre que amaba entrañablemente la actividad deportiva, daba su consentimiento al doctor Sabogal para que le amputaran la pierna derecha. El dramatismo de esa operación la hace mayor la estoica presencia de una enfermera, nada menos que la esposa deI malogrado jugador. Pese a la amputación creció el mal, y, dos días después Jorge Chávez Boza se iba para siempre. El CaIlao entero concurrió a su sepelio. Rudo golpe para eI fútbol nacional; “Atlético Chalaco” perdía una figura insustituíble: la “Pareja Tempestad” quedaba rota para siempre.

Una breve pausa y el público volvió a las viejas tribunas del antiguo Estadio Nacional. Para hacer la selección definitiva se organizó un partido entre los combinados “A” y “B”. En el primero formaba otra vez el famoso “Rodillo Negro”; en el segundo estaba toda la gente del ensamblado “Sport’ Boys”. El primer tiempo termina dos a uno favorable a los porteños. En el complementario, el “Rodillo” recobra el ritmo, de sus andanzas por Chile y voltea el partido. Lolo hace cuatro golazos que le valen una entusiasta salida en hombros; Pocos días después, se embarcaba el seleccionado peruano para intervenir en el Sudamericano de Buenos Aires.

El primero que se jugaba en disputa de la Copa “América” después de la ruptura de relaciones entre los argentinos y uruguayos como consecuencia de los desbordes producidos en esos países, cuando se jugó el partido final por la Copa del Mundo de 1930. Lolo es uno de los jugadores cuyas prácticas siguen con mayor interés, en la cancha del Boca Juniors, los críticos y aficionados. Algunos dirigentes del River Plate opinan en el sentido que es conveniente contratar a Lolo. Otros creen que ocasionaría malestar dicho contrato en el equipo millonario. Podrían disgustarse los jugadores que venían de campeonar con cuatro punto de diferencia sobre el Sub-Campeón. Piloteaba la delantera del River nada menos que Bernabé Ferreyra que ese año había sido el tercero de los scorers del Campeonato Argentino.

-:o:-

Ante 35,000 espectadores debuta el equipo brasileño. En el primer tiempo la valla peruana cae por dos veces. Sin embargo no se desaniman los muchachos. Lolo es uno de los más entusiastas. Al interceptar un rechazo corto de un back brasileño dispara con violencia y señala el primer gol peruano. Ocho minutos después, un precioso cabezazo de Villanueva decreta el segundo tanto. Alentados por el público, los nuestros se crecen. Luchan palmo a palmo con los brasileños. Estos imponen su mayor físico y ganan el partido ajustadamente por 3 a 2. En el partido con el Uruguay, vigilan especialmente a Lolo Fernández, a pesar de todo, consigue señalar un espectacular gol que es muy festejado en las tribunas. Salen triunfantes los orientales por cuatro goles contra dos. El partido contra Argentina resulta brillante. El equipo peruano presenta una resistencia que hace peligrar constantemente a los dueños de casa. Titina actúa en forma maravillosa y se constituye en el mejor hombre de la cancha. Uno a cero fue el score final con el triunfo argentino. Con el último pitazo, todos los hinchas sentían un gran alivio porque el empate parecía que se venía en los últimos minutos. En todo el Campeonato las defensas tratan duramente a Lolo. En el match que empatamos con Chile a dos goles por bando, debe salir de la cancha porque físicamente ya estaba imposibilitado de actuar. Ganamos al Paraguay por uno a cero. Cuando regresan los jugadores peruanos hay notable contraste con el recibimiento de unos meses antes, cuando volvieron de Berlín. Lolo muy lesionado sólo recibe el abrazo de su padre y de unos cuantos amigos. Un recibimiento casi familiar. La afición se mostró indiferente a pesar que en Buenos Aires Juan Honores y Titina Castil1o se habían consagrado como los mejores hombres en sus respectivos puestos.

-:o:-

En Febrero de 1937 llega el “Audax Italiano” de Chile. Cuando juega con la “U” hay expectación por ver a Lolo, que ya está restablecido de los golpes que sufriera en el Suramericano. Ganan los cremas y Lolo nuevamente conquista a la hinchada cuando hace el segundo gol. Se habían jugado tres minutos del segundo tiempo. Bielich pierde una bola. Lolo la recupera, avanza; salen a su encuentro primero Riveros y después Cortez, a los dos burla, dispara un cañonazo rasante a un ángulo inferior, Cabrera queda sin chance. En Marzo del mismo año juega la “U” contra los “Diablos Rojos”. Dos delanteras codiciosas. Cinco a cuatro; termina el partido. Lolo había hecho tres, el último un “mocosito” que recién debutaba en la delantera crema. Se apellidaba Socarraz. En Mayo, Lol0 estaba muy preocupado; debían operar a su hermano Arturo en el Hospital Dos de Mayo. Felizmente transcurre todo favorablemente.

Para la temporada de Fiestas Patrias de 1937 vino a Lima el equipo “San Cristóbal” del Brasil. Un cuadro que impresionaba por. la habilidad de sus jugadores y por la aplicación de tácticas dentro del field. Parecían imbatibles. Al Boys que estaba en su mejor época lo vencieron cuatro a uno. Al Alianza cinco a dos. El memorable 28 de Julio debían jugar con el Universitario. Fue relativamente, poco público al Estadio. Se consideraba imposible que la “U” hiciera más de lo que habían hecho los “rosas” y los “íntimos”. En un partido inolvidable, con habilidad y pundonor, los limeños se impusieron en la cancha. A los 15 minutos del primer tiempo Lolo batió a Walter. En el segundo período “Pichín” Bielich aseguraba el triunfo de su cuadro. Fue un magnífico regalo de fiestas patrias. La gente sacó en hombros a Honores; Arturo, Del Río, Tovar, Pasache, Jordán, Pacheco, Alegre, Lolo, Bielich, Baldovino, jugadores que con mucho corazón nos hicieron gozar de aquel triunfo memorable. Había caído aquel equipo que parecía invencible. Mientras tanto estaba por iniciarse el Campeonato Nacional. Se anunciaba una nueva visita del Vélez Sársfield y se hablaba de los Juegos Bolivarianos.

Las intensas actividades deportivas no habían influído para que Lolo dejara de ser un muchacho tranquilo. Cuando recorría las principales ciudades europeas con el Combinado del Pacífico, cuando actuaba en el militarizado Berlín con motivo de las Olimpíadas o cuando visitaba la cosmopolita Buenos Aires ya había dado su palabra de matrimonio a una chica muy simpática que había conocido por la Avenida Arequipa cuando los dos eran colegiales. Hasta en las canciones populares dicen que estos amores no son duraderos. Pero ambos fueron leales en su afecto y a su regreso del Sudamericano de Buenos Aires, Lolo llevó al altar a quien desde entonces se llama Elvira de Fernández. Su felicidad se proyecta hacia el futuro por los años, como los finales de los cuentos de hadas. Es curioso recordar que a dos días de su matrimonio Lolo dirigió la delantera de la “U” en un match donde no podría estar ausente. Enfrentaban al Alianza Lima. El “Cañonero” dedicó el partido a su esposa, tuvo un brillante actuación y ganó Universitario por dos a uno. El play de honor lo dio el entonces Comandante Revoredo Iglesias que acababa de unir Lima y Buenos Aires en un vuelo sin etapas.

Al finalizar el Campeonato de la División de Honor de 1937 vuelven a encontrarse los clásicos rivales. La “U’ debía ganar para permanecer entre los “grandes”. Alianza con un triunfo empataría en el primer puesto con el Sport Boys. Fue un gran partido que volvieron a ganar los cremas por dos a uno. Campeonó el Sport y lo siguieron en la tabla Alianza, Universitario, Chalaco, Municipal, Tabaco, Melgar, Sucre, Carbajo y Tarapacá.

______________

Terminando el año de 1937 se juega el IV Campeonato Nacional de Fútbol. Se caracteriza por las goleadas con que se imponen los. equipos de Lima y Callao. En este campeonato surgen dos arqueros provincianos que más tarde alcanzarían destacada figuración: Tarrillo y Soriano; chiclayanos los dos. En la etapa semifinal Lolo termina a la cabeza de los scorers. Había hecho muchos goles pero no pudo continuar. Un domingo, a la salida del Estadio caminaban Lolo, Arturo y Jordán. Se acercó el cronista de un diario local:

-¿Qué tal Lolo?
-Aquí, algo mal …

-Lolo tendrá que descansar algunas semanas –intervino Arturo. Pocas personas se fijan, cuando él hace goles otros ponen golpes… Y Lolo tuvo que descansar por indicación del médico. Su ausencia fue muy sentida.

En Diciembre de ese año, de gran actividad deportiva, llega nuevamente el Vélez Sársfield. Haciendo un gran esfuerzo, ya que continuaba lesionado, Teodoro Fernández alineó en su cuadro cuando enfrentaron a los argentinos. Fue un encuentro difícil. Dedovitis abrió el score y consiguió el gol de empate el chiclayano César Cuadra. Lolo puso mucha voluntad y salió rengueando de la cancha. Prácticamente, así también había ingresado.

-Debes descansar hasta sanar del todo -le aconsejaba Arturo.

Lolo siguió el consejo. Con pena; por lo mucho que le gustaba el fútbol y por todo lo que amaba a su casaquilla. Vienen a Lima el “Lanús” y el “Gimnasia y Esgrima”. Estos últimos ganaron a la “U” por dos a uno, Lolo sufrió la derrota como espectador porque todavía se encontraba lesionado.

________________

El gran “cañonero” estaba muy preocupado; de un momento a otro sería padre de familia. Además, su cuadro debía enfrentarse al “Atlético Lanús” de Argentina. Su lesión no había desaparecido del todo. Sin embargo, con gran alegría de su parte, fue incluído en el equipo crema. Aquella fue otra jornada feliz. Conquistó un gol digno de perennizarse en un cuadro: El wing derecho le hizo un pase, adelantado y “a media agua”, Lolo venía a la carrera y cuando ya parecía que la bola no sería suya, se lanzó como una flecha, ya ras del suelo, impulsó el esférico con impecable “palomita” hasta el fondo del arco que defendía el argentino Pérez. Al día siguiente recibía la noticia más feliz:

-¡Nació tu hijo! ¡Hombre, como tú querías!

Era su primogénito. Lo que faltaba para completar la dicha de su hogar. Lo bautizaron también con el nombre de Teodoro. En la actualidad es un jovencito que a veces juega en eI mismo equipo de la Aduana que integra su padre.

Nuevos partidos, locales e internacionales, se suman en su extenso record. En casi todos marca los golazos que lo caracterizan. Llega así hasta el año de 1938 en que viaja al exterior, nuevamente, ahora, integrando el seleccionado peruano que competirá en los Primeros Juegos Bolivarianos.

Debutan en Bogotá frente al cuadro de casa. La delantera del equipo peruano la integra la gente del Boys con excepción de Lolo que sale como delantero centro con Prisco Alcalde e Ibañez en el ala derecha y Campolo con Paredes en la izquierda. Perú vence a Colombia por cuatro goles a dos. Cuatro días después sepultan bajo nueve goles al equipo ecuatoriano; la siguiente victoria es a costa de los bolivianos por tres a cero, dos de los cuales fueron conseguidos con sensacionales remates de cabeza por Lolo Fernández. Un diario colombiano comentaba al día siguiente: “Lolo nos ha demostrado que no sólo tiene dinamita en las dos piernas, sino también en la cabeza. Es un arsenal completo”. Sobre Venezuela fue el ultimo de estos triunfos ininterrumpidos, clasificándose el Perú Campeón invicto. Pichin Bielich Ie decía a Lolo:

-Estos juegos han sido para nosotros, en vez de Bolivarianos, Boligoleamos…

-:0:-

Aquel año, 1938, el Campeonato de la máxima categoría vio el insólito caso de tener al multitudinario equipo de “Alianza Lima” definiendo el descenso con el “Sucre”, Ganaron los dinamiteros por dos a cero y los íntimos, con todo su glorioso historial, tuvieron que trasladarse a la modesta cancha de El Potao.

Compártelo en

Dejar un comentario