15 mayo 2019 ~ 0 Comentarios

[LOLO | 106] LOLO: SU VIDA Y SUS GOLES (Capítulo 12)

SIEMPRE
EN LA “U”

Cada Sudamericano es una vitrina que exhibe a los mejores valores para que los adquieran los clubes que buscan cracks. El de 1939 da lugar para que River Plate de Buenos Aires se lleve a Campolo Alcalde; a los pocos días viaja Titina Castillo para enrolarse en el team de Lanús. Llegan propuestas de Uruguay y Argentina para Lolo Fernández. Su respuesta es invariable:

-Jugaré en el “Universitario” hasta el fin.

No quiere decir esto que se sienta cansado ni que haya disminuido su efectividad. Sin que su cuadro intervenga en dos partidos, se clasifica Lolo scorer del torneo por la Copa Chile. Lo mismo del campeonato de 1939 con cuatro goles de diferencia sobre su más cercano competidor. Le dicen “Don Goles” y es factor decisivo para que su club campeone en ese año.

El 1º de Octubre de 1939 tres hermanos Fernández “‘se ponen la camiseta crema. Arturo, Teodoro y Eduardo, el menor, que ese día debuta.

-No olvides -le aconseja Lolo en los camarines- que lo más importante es hacer goles.

Sigue bien el consejo el debutante que le hace dos goles a Risco, arquero del Córdova; Lolo hizo los otros dos, ganando “Universitario” por cuatro a cero.

Estaba pasando por el mejor momento de su carrera deportiva. Su camino estaba sembrado de goles para desmentir a quienes ya lo habían acusado de “veterano acabado”. En un partido del campeonato, enfrentando al Tabaco, Lolo es fauleado, él mismo sirve la falta, retrocede unos pasos y dispara, con tal violencia, que, no sólo hace un gran gol; sino que la bola perfora la red y sigue su recorrido hasta la tribuna Popular. Al poco tiempo se juega otro Campeonato Nacional; Lolo forma en el equipo de la Liga NacionaL y se clasifica, como tantas otras veces, scorer del torneo.

En Febrero de 1940 llega a Lima el Nacional de Montevideo, que estaba ya en la famosa serie de los cinco campeonatos seguidos que ganó en su país sensacionalmente. La “U” derrota dos veces consecutivas a los campeones. uruguayos.

Lolo hizo otro viaje a Chile. Esta vez con el propio “Universitario”. Cuando llegan al vecino país se enteran de una dolorosa noticia:. “Pichín” Bielich y Montero habían muerto en un grave accidente automovilístico cerca de Ica. Parró, había quedado herido de gravedad.

La temporada en Chile se organizó a base de “Colo Colo”, Campeón chileno y “Universitario”, campeón peruana. Llegaron tres partidos: el primero, ganan los. sureños, ajustadamente, por cuatro a tres; el segundo, llega a sus minutos finales en situación de empate, casi sobre la hora el referee cobra un penal contra el equipo limeño. Ejecuta Domínguez con un tiro potente que el “Chueco” Honores detiene en asombroso esfuerzo. Todo el público se acuerda, en ese momento, de “El Mago”, otro arquero peruano que se hizo famoso en Chile tapando penales.

La temporada prendió en La afición chilena, Las atajadas del “Sapo” Livingstone, las filigranas de Socarraz, los cañonazos de Lolo y los reñidos resultados dieron tela para que se organizara un tercer match. Para éste, Lolo se levantó de la cama donde había estado con fiebre, Sin embargo, jugó un partidazo, al igual que todos sus compañeros. Ganó la “U” al’ campeón chileno por tres a cero.

Los dirigentes colocolinos se interesaron por contratar a los hermanos Fernández y a Socarraz. Lolo se negó cortesmente, Arturo y el Pibe aceptaron las buenas ofertas que les hicieron.

___________

De nuevo en Lima. La nota deportiva más saltante de aquellos días es el retorno a primera de “Alianza Lima”. Le tocó al “Universitario” recibir, en su regreso a la máxima categoría, su clásico rival. Fue un match significativo, que terminó sin goles, en que Alianza dejaba atrás El Potao para actuar, otra vez, en el Estadio Nacional. Había terminado la pesadilla negra.

___________

Le volvieron a escribir a Lolo los dirigentes del Colo Colo; club en que estaban jugando ya, Arturo Fernández, el Pibe Socarraz y Víctor Pasache. El Presidente de ese club le pide que viaje aunque sea para reforzarlos en un difícil compromiso que se les avecina frente al Independiente de Buenos Aires. Con esta condición acepta Lolo. Robinson Alvarez, el dirigente chileno, le contrató un avión expreso para que el cañonero hiciera el viaje Lima-Santiago. Arribó a la concentración del cuadro chileno el mismo día del partido. Esa tarde defendieron la divisa del “Colo Colo”, cuatro peruanos: Arturo Fernández, Víctor Pasache y el Pibe Socarraz, que ya estaban actuando en el profesionalismo chileno, y Lolo Fernández que había ido para ese único partido. Cumple tan buena actuación el delantero centro que lo convencen para que los vuelva a reforzar frente al “Racing” de Montevideo, match en que vuelve a destacar. Arturo Crenovich, alto dirigente de Colo Colo, agotó argumentos para que Teodoro se quedara jugando por el club más popular de Santiago. Le llegó a entregar un cheque en blanco para que Lolo pusiera la cantidad. Ni esta increíble oferta pudo romper la inquebrantable fidelidad del artillero para la divisa crema.

Volvió apresuradamente a Lima para concentrarse e intervenir en los tres partidos que se jugaron con el seleccionado argentino por la Copa Roque Sáenz Peña. Los dos primeros terminaron empatados y el tercero lo ganaron cómodamente, por tres a cero, los platenses.

Compártelo en

Dejar un comentario