22 agosto 2006 ~ 0 Comentarios

PEQUEÑO HOMENAJE A UN AÑO DE SU ENCUENTRO CON “LOLO”

LA "TIA MARGARITA" 

 

MARGARITA ARIZAGA OLIVARES , eternamente conocida como “La Tía Margarita”, nació un 27 de agosto de 1930, hija de don Manuel Arizaga y doña Mercedes Olivares, siendo la 8va. De 11 hermanos, algunos de los cuales jugaron en Primera División y falleció justo el día de su 75º onomástico.

 

Margarita nació en el distrito de Lince, pero pasó su niñez en el campamento de Sedapal en La Atarjea.

 

Es en 1947 que su padrastro Don Guillermo Apesteguía es contratado como guardián en el “Lolo” Fernández y su Señora Madre contratada para lavar los uniformes y preparar la comida de camaradería de dirigentes y de la cuarta especial conocida también como la reserva. En aquellos tiempos se inició la construcción de la piscina y cancha de básquet. Un año más tarde, en 1948, Margarita llega al Club acompañada de su pequeño hijo Fernando, dedicándose a trabajar en diferentes casas como doméstica, para años más tarde trabajar en una fábrica. El hecho de vivir en el Club le permitió a Margarita aprender de fútbol y a la vez de ayudar a su Mamá en la cocina, lo que le permitió conocer a históricos dirigentes como Mario de las Casas, Eduardo Astengo, Carlos Cillóniz, Carlos Cobilich, Plácido Galindo, entre muchos otros más. Asimismo conoció a jugadores como el Gran “LOLO” Fernández, “Toto” Ferry, Jorge Lambarri. Su vida transcurría entre su trabajo en la fábrica y apoyar a su madre en el Club, hasta que en 1962 esta fallece.

 

Presidía el Club en ese entonces el Ing. Rafael Quirós Salinas, patriarca institucional y el mejor presidente en la historia de la “U”,   quien le ofrece el cargo de Cocinera, habida cuenta que los propios conocían su sazón y pidieron su nombramiento. Siguió alternando su trabajo en la fábrica y se encargada de la cocina con la valiosa colaboración de su cuñada Carmela Reyna, hasta que luego de un tiempo se dedicó exclusivamente de la Cocina del Club Universitario de Deportes.

 

Es así que conoce a Marcos Calderón, persona muy sencilla que solía comer en la Cocina, Margarita recuerda esos años como la época de oro de la “U” en que se ganaban todos los partidos. El punto culminante fue el Subcampeonato de la Copa Libertadores de 1972, donde bajo su experiencia culinaria aportó en este logro con jugadores de la talla de Chumpitaz, Ballesteros, Oblitas, Percy Rojas, Techera, etc.

 

Margarita recordaba siempre las concentraciones “de antes” que comenzaban los jueves, se jugaba el domingo y luego regresaban a la concentración. Recuerda como una vez, el arquero Juan Agurto le reclamó a Marcos Calderón que siendo campeón esté encerrado. Marcos le respondió que “el jugador si gana se va a divertir y si pierde se va a ahogar sus penas, el final es el mismo, es por eso que mejor salen el día lunes que ya toda la euforia se ha disipado”.

 

En 1977, Margarita realiza su primer viaje internacional reforzando al Unión Huaraz que jugó la Copa Libertadores en Venezuela. Presidía la institución el Sr. Cecil Griffiths, quien la autorizó a realizar dicho viaje.

 

En 1981 fue nombrada Cocinera Oficial de la Selección Nacional, acompañando al equipo dirigido por Tim a diferentes países como Argentina, Chile, Panamá, Ecuador, Venezuela y Colombia.

 

En 1986 fue nombrada Socia Honoraria y por gestión de Jorge Nicolini recibió una pensión vitalicia por los valiosos servicios brindados al club de sus amores, su “U”. Continuaron los viajes y el trabajo arduo, acompaño a la Selección Nacional en las Eliminatorias de 1993, equipo dirigido por Popovic.

 

Entre sus grandes amigos en la “U” se encuentra el granítico Héctor Chumpitaz, y entre sus engreídos se puede contar a Puchungo Yáñez, Juvenal Briceño y Paolo Maldonado.

 

En 1998 por motivos de salud, tuvo que separarse del Club al cual brindó 50 años de su vida, cada momento vivido estuvo siempre en su mente y en su corazón.
 
  ANECDOTAS

 

  • Cuando en 1993 estuvo como DT Sergio Markarián y Mendaña como Preparador Físico, al finalizar la campaña de dicho año con el título ganado, le obsequiaron un TV como agradecimiento al cariño y labor realizada por la “Tía Margarita”, ya que ellos la consideraban como una integrante más del plantel.

 

  • Cuando “Puchungo” Yáñez llega a “U” era uno joven delgado y eticoso para la comida. Pero la “Tía Margarita” con su carácter y sazón hizo de él uno de sus más queridos comensales, al punto que meses después la Mamá del propio Puchungo acudió al “LOLO” para agradecerle personalmente a la “Tía” por “haberle enseñado a comer a su hijo”.

 

  • Cuando don Roberto Scarone entrenaba al equipo, la “Tía” con su trabajo se ganó el respeto y aprecio de este, es así que el propio Scarone propuso a la Junta Directiva que ella al igual que todos los miembros del equipo recibiera premio por partido ganado.

 

  • Luego del Clásico de la Vergüenza, el 3 de agosto de 1988 donde el rival fingió lesiones para que el partido se termine por inferioridad numérica, barristas rivales fueron al “LOLO”  con la intención de generar destrozos y quisieron entrar por la puerta 7, que daba a la casa de la “Tía”. Eran momentos de mucha tensión pues los portones estaban por ceder, mientras que por la Puerta 1 llegaba el primer equipo, es así que Samuel Eugenio y Leo Rojas alertados de lo que venía ocurriendo acompañados por trabajadores del Club y palo en mano acudieron hasta la casa de la “Tía” e hicieron correr a los revoltosos.

 

  • Los utensilios de cocina no sólo le sirvieron a la “Tía” para preparar exquisitos potajes sino que en una ocasión le contaron que a un sobrino de ella lo habían agredido en un partido de fútbol que se jugaba en el “LOLO”. Molesta salió con el cucharón en mano a defender a su sobrino ante la incrédula mirada de jugadores como Oblitas, Chumpitaz, Oré, etc.

Compártelo en

Dejar un comentario